ARTÍCULOS POR NUESTROS CONFERENCISTAS

11
Jul

Qué debe hacer antes del cierre de una planta

Por: Bernie Price.

Sucedió… se ha dado el anuncio de que una sección de la planta (o la planta completa) se cerrará en el futuro cercano. ¿Qué va a hacer después?

  1. Acepte la noticia de que su planta enfrenta una inminente parada. No es necesariamente un “golpe de gracia” para la planta o su carrera. Recuerde, en el desigual campo de batalla, a menudo llamado mercado global, puede suceder casi cualquier cosa. Esté preparado para levantarse y comenzar a luchar de nuevo.
  2. Designe a una persona como responsable de escribir una lista de posibles escenarios. Este individuo debe tener suficiente influencia para implementar la estrategia elegida, en caso necesario.
  3. Vaya con los directivos de la empresa y solicite los fondos suficientes disponibles para llevar a cabo el cierre inicial y la estrategia de preservación.
  4. Elija el tipo correcto de cuidadores de equipos a largo plazo. Con frecuencia los seleccionados son personal que anteriormente trabajó como personal de seguridad o supervisores, en lugar de elegir operadores/mecánicos experimentados, que conocen profundamente a la maquinaria.
  5. No permita que la piratería o el canibalismo de componentes críticos (robados para su uso en otro lugar) si forma parte de una planta más grande.
  6. Retire todos los materiales de proceso. Incluso los materiales inocuos que quedan en la unidad a largo plazo probablemente costarán cinco veces más que en el cierre inicial. Las actuales personas de operaciones están familiarizadas con todos los peligros.
  7. Busque consejos de expertos en preservación de maquinaria, lo que resultará en la mejor inversión posible.
  8. Involucre en el plan de la parada y resguardo a la plantilla de quienes trabajan por hora. Es casi increíble, pero nuestra experiencia reciente ha sido que si se ha tomado la decisión de cerrar en el futuro, al involucrar a los operadores y mecánicos se puede mejorar mucho la calidad del plan de desactivación y su ejecución.
  9. No solo registre, sino que marque clara y físicamente lo que se ha hecho para preservar el elemento del equipo durante la desactivación. El equipo de reactivación (probablemente un grupo diferente de personas) puede pasar por alto que un filtro, línea ciega, componente interno, etc., se ha eliminado o agregado con graves consecuencias en una futura puesta en marcha.

En nuestra experiencia, las plantas inactivas, con cuadrillas pequeñas que operan a un compás muy relajado pueden ser lugares peligrosos. Asegúrese de que los programas de seguridad y las auditorías de rutina se mantengan activos para evitar accidentes.

Al igual que con cualquier situación crítica, se necesita un enfoque estratégico a largo plazo conjuntamente con una serie de tácticas a mediano plazo y planes detallados. También debe considerar cuánto tiempo va a durar el cierre (cálculo aproximado) o si la planta se reactivará, se venderá como una unidad completa o se venderá por partes.

Examine cada elemento o clase de equipo individualmente y escriba una técnica específica de almacenamiento/resguardo inicial más una metodología para el mantenimiento continuo.

Para propósitos de este artículo, consideremos que un equipo o una planta completa podría reiniciarse dentro de seis a nueve meses o dentro de varios años.

Las plantas y los equipos no utilizados que están adecuadamente preparados para el apagado y que se dejan en muy buenas condiciones pueden conservar gran parte de su valor. Sin embargo, si una planta se deja “tal y como está” y se permite que se deteriore, como suele ser el caso, gran parte de ella puede terminar como chatarra en unos cuantos meses. Participar en un proceso bien planificado de desactivación/resguardo bien vale la pena, ya sea que se reactive o se venda por su valor de segunda mano en algún momento en el futuro.

Materiales y equipos que necesitará

Es esencial tener una visión clara de cómo los enemigos constantes de la corrosión galvánica/biológica, moho, hongos, etc., pueden ser mitigados, si no es que derrotados. Aunque mucho dependerá de las condiciones locales, las situaciones más húmedas y frías son mucho más desafiantes en términos de manejo de la humedad, mientras que quitar el polvo es un problema para quienes se encuentran en las regiones desérticas. Para este artículo, consideraremos una ubicación en el centro de los Estados Unidos o Europa.

Una analogía útil en el desarrollo de una estrategia es comparar lo que se necesita para mantener el fuego. En el caso del fuego, hay tres pilares esenciales: calor, una fuente de combustible y oxígeno. Del mismo modo, el deterioro relacionado con la edad implica una fuerza motriz (como la acción galvánica), un medio conductor (electrolito) y oxígeno. El enfoque fundamental para detener o ralentizar este deterioro relacionado con la edad es eliminar uno o más de los tres pilares.

En términos simples, nuestro objetivo es hacer lo siguiente:

  • Separar metales diferentes.
  • Proteger las superficies que podrían ser atacadas, incluso con un recubrimiento de solo una delgada capa.
  • Seque o retire el medio conductor (electrolito – aire o gas). La corrosión no puede ocurrir cuando las partes se almacenan en ambientes donde la humedad relativa se mantiene por debajo del 40 por ciento.
  • Elimine el oxígeno o las fuentes de ataque químico o biológico.

Los materiales que podemos usar son:

  • Ceras protectoras líquidas y recubrimiento líquido de cloruro de polivinilo (PVC): Se pueden rociar sobre cualquier superficie limpia y seca para protegerlas. Donde sea que se aplique, el PVC formará una película resistente, flexible e impermeable que soportará los extremos de temperatura, choque térmico, impacto y movimiento diferencial del sustrato, incluso cuando se rocía sobre una red para formar un capullo.
  • Inhibidores volátiles de corrosión (VCI, por sus siglas en inglés): También conocidos cmo “inhibidores de corrosión fase vapor”, generan vapores protectores incluso a temperatura ambiente. Vienen en varias formas muy convenientes, incluidos los vaporizadores de liberación prolongada, aerosoles, bolsas de plástico y películas, polvos, aditivos para el aceite y revestimientos. Se adsorben en las superficies metálicas del equipo (solo unas pocas moléculas de grosor), donde pueden prevenir la corrosión durante hasta dos años. Si bien la mayoría de los VCI son respetuosos con el medio ambiente y no crean riesgos de seguridad para los empleados, hay algunos que se sospecha que son dañinos. La mayoría no contiene sustancias tóxicas, como nitratos o cromatos. (Nota: los compuestos orgánicos volátiles no deben usarse en combinación con desecantes).
  • Inhibidores volátiles del espacio superior (VSI, por sus siglas en inglés): Es un concentrado aceitoso que se puede agregar a los sistemas de aceite lubricante (motores de combustión interna, etc.) cuando el equipo no se va a llenar por completo.
  • Películas plásticas termocontraíbles: Son ideales para envolver máquinas individuales que se han limpiado y secado y se les ha añadido desecantes internos.
  • Películas de polietileno cubiertas de VCI: Se utilizan para envolver componentes individuales más pequeños.
  • Recolectores de oxígeno químico: Con frecuencia se agregan al agua dulce utilizada para desplazar más líquido corrosivo en sistemas que no se pueden limpiar o secar de manera efectiva.
  • Inhibidores químicos: Se agregan a líquidos y productos químicos y están diseñados para eliminar productos no deseados, al tiempo que inhiben de manera preferencial su ataque al cuerpo del contenedor. (El anticongelante que a veces se usa en este proceso los contiene).
  • Desecantes: Incluyen numerosas sustancias (sólidos) que absorben el agua de los gases (aire) o líquidos.
  • Biocidas: Se usan para prevenir crecimientos microbianos en el agua y combustibles como la gasolina y el diesel.
  • Ceras ligeras: Se usan como protectores de superficies para metales.
  • Ánodos de sacrificio: Se usan en tanques de los cuales no se puede drenar su contenido.

Los principales equipos son los deshumidificadores, los cuales están disponibles en dos formas: los que funcionan con el principio de refrigeración y los que usan absorción de desecante calentado por rotación de dos tiempos.

Estrategias por clase de equipo

Antes de considerar las técnicas individuales, haga su mejor estimación de la duración de la parada y de si se tratará de un almacenamiento “supervisado atendido” o “desatendido”. Este artículo es simplemente una guía y no pretende ser totalmente exhaustivo y detallado.

Tanques, recipientes a presión y tuberías

Es esencial que los tanques, los recipientes a presión y las tuberías estén lo más limpios y secos posible. Inserte placas de cierre en las tuberías para crear zonas manejables que puedan estar ligeramente presurizadas (0.5 psig o más) usando nitrógeno o aire seco. Incluya un poco de flujo y prepare un mecanismo revelador para mostrar el flujo de presión y el nivel de humedad (tarjetas indicadoras). Para recintos grandes, use un deshumidificador comercial de una capacidad adecuada. Para los recipientes, tanques y contenciones que deben mantenerse llenos de líquido, se puede usar alguna forma de eliminador de oxígeno o algún químico de crecimiento biológico (ver calderas). Si un sistema de tuberías contiene trampas, elimine las internas y limpie todos los filtros.

Calderas

Las calderas pueden almacenarse utilizando el método seco a largo plazo o el método hidrazina en húmedo, que implica dejar el lado húmedo (caldera, economizador y supercalentador) lleno de agua de alimentación tratada, que se dosifica con 15% de hidrazina y luego se ajusta el pH para elevar la alcalinidad a un pH mínimo de 8.3. Del lado del fuego se suministra aire caliente, con desecante como respaldo. Los puntos tanto del lado del agua como del lado del fuego deben tener empacaduras nuevas, a excepción de los puntos de entrada e inspección de aire caliente al horno y los puntos de salida.

Bombas, motores de combustión, compresores y maquinaria

Para minimizar la corrosión interna, cierre todas las aberturas y orificios de ventilación, y llene por completo la carcasa con el lubricante recomendado por el fabricante. Alternativamente, agregue un inhibidor de corrosión volátil (fase vapor) en la proporción correcta al aceite lubricante. Para compresores grandes, turbinas, etc., primero centrifugue/circule el aceite existente usando un carro de filtración portátil a través de los filtros que absorben agua para eliminar el agua libre. Para motores diésel y gasolina, drene los sistemas de combustible y agregue biocida al combustible restante. Para evitar la corrosión externa, si no está pintada, se debe utilizar uno de los recubrimientos recomendados por pulverización (ya sea una cera ligera o PVC líquido).

Instrumentos y controles

El mantenimiento de las condiciones más secas posibles tanto para la electrónica como para los dispositivos de campo externos, incluidos los sensores, transmisores y válvulas, se puede lograr mediante la colocación estratégica de paquetes de desecante y el sellado de los recintos. Debe complementarse colocando pequeños contenedores de polvo VCI siempre que sea posible. Esto no afectará negativamente a la electrónica. Los instrumentos que normalmente estarían en contacto con los materiales del proceso se deben quitar, limpiar, proteger y marcar para el almacenamiento local inmediato.

Gabinetes eléctricos

Selle e inserte bolsas o paquetes de desecantes y recipientes de inhibidores de corrosión  fase vapor. Alternativamente, caliente usando una banda individual o calentadores incorporados.

Motores y generadores

Limpie el exterior, engrase y aplique una capa protectora. Si está completamente sellado, agregue paquetes de desecante. Levante las escobillas de carbón de los conmutadores y anillos colectores. Cuando se tienen instalados cojinetes deslizantes, se le debe agregar un concentrado VSI al sistema de lubricación.

Movimiento y monitoreo

Dependiendo del tiempo involucrado, será necesario mover periódicamente el equipo girándolo varias veces y dejándolo cada vez en un ángulo diferente (90 grados). Las máquinas en donde se han establecido controles de humedad, necesitan ser supervisadas al menos una vez por semana. Cuando se usan controles químicos, estos deben revisarse cada tres meses. Es necesaria la supervisión periódica de la resistencia interna del motor/generador, así como los niveles de oxígeno y los niveles de humedad en tanques, para el almacenamiento a largo plazo.

Equipos auxiliares

En la mayoría de los casos, deben mantenerse y encenderse con regularidad varios sistemas de protección contra incendios y alarmas. Los incendios son comunes en las torres de enfriamiento secas. Si normalmente se utilizan baterías, desconéctelas y proteja las terminales con una capa de vaselina. Las baterías de ácido-plomo de tipo ventilado deben cargarse completamente, luego drenarse y enjuagarse con agua destilada.

Nota final

Una reciente discusión con dos importantes proveedores de servicios de desmantelamiento de maquinaria y vendedores de maquinaria de segunda mano nos reveló que actualmente hay muy pocas personas que buscan equipos usados, y hay muchas plantas inactivas que se ofrecen en venta. Informaron que, cuando llega la decisión de cerrar, la mayoría de las empresas eliminan todo lo que pueda representar un peligro inmediato, pero básicamente cierran las puertas y se alejan de equipos que valen millones de dólares.

Leave a Reply