ARTÍCULOS POR NUESTROS CONFERENCISTAS

7
Feb

Cómo motivar e inspirar a su gente en tiempos difíciles

Por: Chris Witt. Traducido por Gustavo Huicochea Hernández.
Hoy en día, si eres un líder de cualquier tipo, no puedes simplemente ordenar a la gente y esperar que hagan lo que quieres. Es posible que sigan tus instrucciones, si los estas observando, pero una vez que se quedan solos volverán a hacer lo que creen que es importante.

Los líderes de hoy, más que nunca, tienen que ganarse la cooperación y confianza de las personas. Y hay dos formas principales de hacerlo: motivando e inspirando. Aunque motivación e inspiración a menudo se usan indistintamente, en realidad significan cosas muy diferentes, dependiendo de lo que se desee lograr.

La motivación consiste en hacer que las personas actúen de forma tal que logren un objetivo específico e inmediato. Cuando motiva a las personas a hacer algo que no necesariamente quieren hacer, deben ofrecerles algo que desean a cambio.

Cuando los entrenadores les dan a sus equipos una charla motivadora durante el medio tiempo, están usando la motivación. Quieren que sus jugadores vuelvan al campo o la cancha con energía renovada y concentración, aunque estén demasiado cansados ​​o descorazonados como para intentarlo. ¿Su recompensa? Victoria.

Para motivar a tu gente:

Dígales a las personas exactamente lo que quiere que hagan. La motivación se trata de lograr que las personas actúen, así que no divague. Evite generalidades como: “Quiero que todos hagan su mejor esfuerzo”. Diga, en cambio, “Necesito que vengan durante el fin de semana para que podamos terminar este proyecto a tiempo”.

Lectura recomendada: Drive: La verdad sorprendente sobre lo que nos motiva.

Limite la cantidad de tiempo o esfuerzo que está pidiendo. Es más fácil pedir a las personas que trabajen hasta tarde una noche o incluso todas las noches durante una semana que esperar que trabajen hasta tarde indefinidamente. Establezca una fecha de finalización.

Comparta el sacrificio. Los líderes no les piden a las personas que hagan lo que ellos mismos no están dispuestos a hacer. No le diga a su gente que trabaje durante el fin de semana si usted tiene planes para un día de spa. Enrolle sus mangas y comparta la carga.

Apele a sus emociones. El miedo enfoca la atención de las personas y puede ser un motivador efectivo. (“Si no hacemos esto ahora, todos perderemos nuestro trabajo”.) Pero, si sigue recurriendo al miedo, terminará desmotivando a la gente. Las personas también están motivadas por emociones positivas como la emoción, el orgullo, el sentido de pertenencia y la satisfacción de los logros.

Ofrezca a las personas varias razones para hacer lo que usted quiere que hagan. Puede dar su propio motivo o el motivo de la organización para solicitar la acción. “Si no completamos este proyecto a tiempo, perderemos el contrato”. Pero la mejor razón de todo es siempre personal. Sería bueno si pudiera darle a su gente días libres adicionales o incluso una bonificación. O bien, puede hablar de algo tan intangible como la camaradería que surge de haber logrado algo importante juntos. Pero las cosas son lo que son en estos días, lo mejor que puede ofrecer es la esperanza de que nadie va a perder un trabajo.

La inspiración, por otro lado, implica cambiar la forma en que las personas piensan y sienten acerca de sí mismas para que deseen tomar acciones positivas. Aproveche los valores y deseos de las personas.

Los oradores, los mejores al menos, inspiran a sus audiencias. Hablan sobre los desafíos que los graduados enfrentarán, ya sea personal o colectivamente, y las posibilidades de hacer una diferencia. La inspiración apela a las mejores aspiraciones de las personas, y su mensaje subyacente, a menudo no expresado, es “Puedes convertirte en lo que quieres ser”. No se promete ninguna recompensa aparte de la que viene de adentro: la sensación de satisfacción personal.

Como líder, cada vez que habla sobre valores, sobre la identidad (ya sea la identidad corporativa o la identidad de cada persona) y sobre los objetivos a largo plazo, su intención, lo sepa o no, es inspirar.

Para inspirar a su gente:

Sea el cambio que quieres inspirar. Su reputación, su carácter y su comportamiento inspirarán a las personas más que a ninguna otra cosa. La única manera de sacar lo mejor de los demás es esperar lo mejor de sí mismo.

Cuente una historia. Las historias no les dicen a las personas qué hacer. Comprometen la imaginación y las emociones de las personas. Muestran a las personas lo que son capaces de ser o hacer. Para aprender cómo hacer esto, lea Hooked: Cómo los líderes se conectan, interactúan e inspiran con Storytelling.

Apele al sistema de valores de las personas. Pídales que actúen de manera coherente con los valores que ellos mismos profesan.

Confié en la gente. Cuando está inspirando a las personas, no les dice exactamente qué hacer ni les da instrucciones precisas. Les está empoderando para hacer lo mejor, confiando en que harán lo correcto. Y lo correcto que hacen puede no ser lo que esperaba; puede ser algo más allá de sus expectativas más descabelladas.

Desafíelos. Las personas no están inspiradas haciendo lo ordinario o cumpliendo con las expectativas. Están inspirados por el esfuerzo, la creatividad y el sacrificio necesarios para superar lo que ellos mismos creyeron posible.

La motivación y la inspiración no son competencias únicas de los oradores profesionales y predicadores. Son herramientas que los líderes usan todo el tiempo, en conversaciones individuales, en reuniones y en presentaciones formales, para sacar lo mejor de su gente. Solo se trata de saber el momento correcto y la situación correcta.

Cuando hay un objetivo inmediato, a corto plazo y específico que desea que su gente alcance, debe motivarlos. Cuando desee dar forma a la identidad de las personas y sus aspiraciones y compromisos a largo plazo, debe inspirarlos.

Antoine de Saint-Exupéry, el aviador francés y autor de “El Principito”, escribió: “Si quieres construir un barco, no levantes a los hombres para juntar madera, dividir el trabajo y dar órdenes”. En cambio, enséñeles a anhelar el vasto e interminable mar. “A veces necesita hacer ambas cosas. Necesita alistar y organizar a las personas para que realicen una tarea específica: construir un barco de acuerdo con las especificaciones, a tiempo y dentro del presupuesto, y en ocasiones debe activar los deseos de las personas y mantenerse al margen. Quién sabe, puede que le sorprenda lo que hacen.

Leave a Reply