ARTÍCULOS POR NUESTROS CONFERENCISTAS

4
Jul

Por qué su programa de lubricación necesita un campeón

Jeremy Wright, Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

En mis años de viajar por el mundo y evaluar los programas de lubricación y confiabilidad, he notado que cada programa exitoso tiene claramente definido un campeón o líder del proyecto. Esta persona es quien asume la responsabilidad de garantizar que todos los involucrados en el programa estén dentro y detrás del éxito final del proyecto.

Los campeones reducen en gran medida la probabilidad de fracaso de un proyecto. Están a la vanguardia y en comunicación directa con todo el equipo en todo momento. En esencia, son los guardianes del proyecto. Su pasión debe ser contagiosa, porque las tareas a menudo no pueden completarse solas. Los campeones deben inspirar, reunir, animar y motivar al equipo para completar con éxito el proyecto.

Responsabilidades del campeón

Identificar los objetivos estratégicos

Los campeones deben comprender completamente todas las implicaciones del proyecto para que puedan transmitir fácilmente el «porqué» a los demás. También deben poder responder a la pregunta “¿yo qué gano?” para cada miembro del equipo involucrado en el programa.

Transmitir la visión

Los campeones trabajan con el equipo para garantizar que la visión del proyecto se transmita con éxito. Necesitan poder llevar al grupo a un objetivo común. Transmitir cómo se ve el éxito y asegurarse de que todos los miembros del equipo compartan la misma visión ayudará a aumentar la eficiencia del proyecto.

Implementar las mejores prácticas

El cambio en una organización es difícil. El campeón debe saber exactamente qué implican las mejores prácticas y siempre debe estar presionando hacia esas prácticas. Si se implementan prácticas incorrectas, resulta casi imposible iniciar el cambio nuevamente en un corto período de tiempo.

Identificar y eliminar obstáculos

Los campeones deben identificar y eliminar los obstáculos que puedan amenazar la viabilidad del proyecto dentro de la organización. Conocer los obstáculos previstos y ser proactivo en la generación de soluciones para cuando surjan puede ser extremadamente valioso y aumentará la probabilidad de éxito del programa.

Priorizar las fases del proyecto

Estos programas consumen tiempo, dinero y energía. Comprender dónde está el mayor retorno de la inversión y ser capaz de priorizar son cualidades importantes de un campeón.

Transmisión de las actualizaciones

La comunicación juega un papel vital en el éxito de un programa. Mantener bien informadas a las partes interesadas permitirá que la implementación del programa avance mucho más fácilmente.

Asignar recursos

No hay nada más perjudicial para un proyecto que tener la voluntad y el deseo pero carecer de recursos. Los recursos suelen estar relacionados con el tiempo, el dinero o la energía. Si no son cuidadosamente planificados, enfocados y asignados, el programa desaparecerá muy pronto.

Rasgos de un campeón exitoso

Después de haber conocido a varios campeones a lo largo de los años, he descubierto que son personas increíbles que poseen una variedad de rasgos comunes, entre los que están los siguientes:

Comprensión de la tribología y la fiabilidad.

Este tema toma muchos años para dominarlo, y la gran cantidad de información disponible requiere que un campeón sea lo suficientemente apasionado como para querer aprender continuamente.

Excelentes habilidades de comunicación

Ser capaz de servir de puente de comunicación entre la gerencia superior y las operaciones del piso de planta es una habilidad difícil de aprender. Un campeón debe entender las necesidades y deseos de cada grupo, así como tener la capacidad de hablar con ambos en términos de lo que es importante para cada uno.

Organizado

Al igual que un operador de ferrocarriles debe mantener todos los trenes funcionando a la vez, un campeón debe ser capaz de manejar múltiples proyectos dentro del programa, asegurándose de que la eficiencia se mantenga alta y se minimice el desperdicio.

Motivador

Obtener la aceptación es un factor importante para el éxito del programa. Saber cómo motivar de manera más efectiva a los miembros del equipo en ambos lados de la operación (administración y mano de obra calificada) es un papel fundamental de un campeón.

Negociación

Como con la mayoría de las cosas en la vida, siempre hay que sacrificar algo. Ser capaz de entender las alternativas y negociar el mejor resultado posible para la empresa puede ser un rasgo valioso para un campeón.

Resolución de problemas

Habrá muchos obstáculos en el camino hacia el éxito del programa. Poseer la habilidad y el ingenio para sortear estos obstáculos es raro, porque los obstáculos a menudo son de amplio alcance. Pueden ir desde problemas de ingeniería hasta culturales o personales.

He sido testigo de grandes iniciativas que contaban con todos los recursos adecuados, pero fallaban porque no tuvieron un campeón. Alguien pudo haber estado puesto a cargo, pero no fue un verdadero campeón. Estas personas fueron contratadas para hacer un trabajo que tenía ciertas tareas, que pudieron haber sido realizadas con éxito, pero aún así el programa fracasó.

Por otro lado, he visto prosperar iniciativas con fondos insuficientes y con poco personal porque había un campeón adecuado. ¿Qué tiene de especial esta gente que podría, literalmente, hacer que las empresas pasen de un extremo a otro? Lo que poseen tiene el aura de una «salsa secreta». Aunque no conozco todos los ingredientes de esta salsa secreta, sí sé que una gran parte de ella es la pasión. Puede saberlo con solo conversar con estas personas. Se puede ver cuando describen su rol en la empresa. Puede ser testigo de la forma en que se comportan durante sus actividades cotidianas. Se vuelve infeccioso. Así es como sabes que tienes un verdadero campeón para tu programa.

Por mucho que odie admitirlo, los consultores no pueden ser su campeón. Pueden contribuir en lo esencial, pueden mostrar pasión y realizar todas las actividades que pueden ayudarlo a tener éxito, pero no pueden ser su campeón.

Confiar en los consultores ofrece muchas ventajas, como beneficiarse de su conocimiento y experiencia en la implementación de un programa. La mayoría de las veces, el programa se pondrá en marcha casi sin problemas. El problema viene más adelante. Si nadie en la planta compra el proyecto o se siente dueño de este, la probabilidad de éxito sostenido disminuirá con el tiempo.

La solución en estos casos ha sido contratar un campeón. Estas personas son profesionales capacitados que poseen una gran cantidad de conocimientos y pasión y tienen muchas de las claves para desbloquear el camino hacia un programa exitoso. Son trasplantados al programa en sus inicios, pero no son consultores. Viven en la planta y se convierten en parte de la cultura y la fuerza de trabajo. Descubrí que pueden aumentar la probabilidad de éxito hasta el punto en que casi se puede garantizar.

 

Leave a Reply

Síguenos en las redes sociales