ARTÍCULOS POR NUESTROS CONFERENCISTAS

12
Abr

Usando la criticidad de la máquina para determinar las frecuencias de inspección

Traducido por Francisco J. Páez Alfonzo

“¿Con qué frecuencia debemos realizar ensayos de termografía, y cuál sería la óptima para disminuir los costos de mantenimiento?”

La termografía, el análisis de aceite, el análisis devibraciones y otras tecnologías de mantenimiento predictivo son efectivas solamente si la información se captura, se analiza y se pone en acción. Comienza con la toma confiable de lecturas e información por parte del personal técnico, para que luego el analista diagnostique con base a la información y se tomen las acciones que se deriven de los resultados. La pregunta es: “¿Con qué frecuencia debemos recolectar la información para asegurarnos que la máquina está funcionando correctamente?” La respuesta no es tan simple como la pregunta.

image001

En cualquier tarea de mantenimiento, debe existir un balance entre el costo de la tarea y la criticidad de la máquina. La mejor forma es evaluar si la máquina en realidad necesita ser monitoreada. Entre los criterios que se toman en consideración están los riesgos de seguridad de la máquina en caso de una falla, la criticidad de su misión, los costos de reparación y los costos por tiempo de paro, así como cualquier otro factor específico para un proceso o una planta en particular.

Una vez que se ha determinado que la máquina es lo suficientemente crítica como para justificar el costo del monitoreo de su condición, el siguiente paso es establecer con qué frecuencia debe ser monitoreada. De nuevo, un número de factores debe ser considerado. Mientras más importante sea la máquina y más alto su riesgo de falla, la inspección debe realizase con una frecuencia más estrecha. Del mismo modo, si el riesgo de falla y la criticidad de la máquina son bajos, la inspección debe ser realizada con una frecuencia más amplia.

Es muy difícil desarrollar una frecuencia única de monitoreo para todas las máquinas. Para determinar la frecuencia para realizar análisis termográfico u otras tecnologías predictivas, usted debe conocer los modos de falla de sus máquinas. Por ejemplo, el modelo de falla tipo “tina de baño” indica que la máquina (nueva o recién reparada) tiene una alta probabilidad de falla cuando es puesta en servicio (mortalidad infantil). La probabilidad de falla disminuye a medida que la máquina envejece, lo cual puede ocurrir en muchos años, hasta que la tendencia comience a incrementarse. La frecuencia de muestreo debe ser más estrecha durante estos períodos en que incrementa la probabilidad de falla.

Otra forma de determinar la frecuencia de inspección es midiendo quétan cerca está operando la máquina de los límites de alarma. Cada tecnología o técnica de medición debe tener límites asociados a cada una de ellas. Por ejemplo, termografía tienes sus límites basados en temperatura. Para el análisis de aceite, puede estar basado en el conteo de partículas. Mientras más cerca esté la máquina de los límites de alarma, las inspecciones deben ser efectuadas en forma más seguida. Si hay una diferencia muy grande entre los límites de alarma y las condiciones actuales de operación de la máquina, las inspecciones deben ser realizadas en intervalos mayores de tiempo

image002

Ya que no hay una respuesta simple a esta pregunta, una buena frecuencia de inspección puede ser establecida aplicando los principios básicos de monitoreo de condición. La clave para disminuir los costos es primero evaluar y luego decidir si la máquina justifica ser monitoreada.

Leave a Reply