ARTÍCULOS POR NUESTROS CONFERENCISTAS

14
Jun

Indicadores de mantenimiento que debería estar midiendo

Por: Jay Ratliff, AssetPoint.

El mantenimiento efectivo de la maquinaria es un componente clave que brinda disponibilidad, capacidad y calidad a las operaciones de la planta, así como un valor significativo para el negocio en general. Las operaciones de mejor desempeño proporcionarán consistentemente los recursos correctos en el momento adecuado y con un gasto mínimo. Mediante el uso de los indicadores, las organizaciones de mantenimiento pueden administrar eficientemente sus actividades y enfocar las iniciativas de mejora hacia actividades que tengan valor.

Bases de un indicador exitoso

Intuitivamente, la mayoría de las personas entienden que es valioso mantener activos en un estado de trabajo confiable. Desde un conductor que cambia regularmente el aceite de su automóvil hasta el técnico en sistemas hidráulicos que garantiza que la presión sea constante en una prensa estampadora de metal de 3,500 toneladas, hay innumerables tareas en todo el mundo que mantienen funcionando las operaciones de la planta y el buen desempeño de los activos. La diferencia entre una organización exitosa y una empresa con dificultades se encuentra con frecuencia en la capacidad de sostener una cultura de gestión de activos eficiente y en constante mejora.

 

Una herramienta clave para apoyar esa cultura de sustentabilidad es un sistema computarizado de gestión de mantenimiento (CMMS, por sus siglas en inglés) o una solución de gestión de activos empresariales (EAM, por sus siglas en inglés). Lamentablemente, muchas empresas no establecen las bases adecuadas de gestión para aprovechar la gran cantidad de información y conocimiento que estos sistemas pueden entregar. Como resultado, las iniciativas destinadas a mejorar la disponibilidad, la capacidad y la calidad de las operaciones a través del mantenimiento de la maquinaria a menudo no reciben la atención ni el presupuesto que necesitan. Una buena gestión de confiabilidad se basa en la solución CMMS/EAM para proporcionar esa confianza y confirmación a través de indicadores del negocio que estén alineados con los objetivos de la organización.

Un sólido cimiento de indicadores de mantenimiento se construye con tres objetivos estratégicos en mente: adopción, desempeño y mejora.

Adopción

La clave de cualquier organización exitosa es qué tan bien realiza sus deberes de forma coherente y precisa, por lo que un lugar lógico para comenzar es por los indicadores relacionados con el desempeño de las actividades de mantenimiento. Probablemente haya escuchado la frase “basura entra, basura sale” refiriéndose a la implementación de software de gestión, pero a pesar de eso, muchos caen en la trampa de definir sus indicadores de desempeño y luego administrar su negocio desde allí.

El primer paso para garantizar que los datos de desempeño sean confiables es establecer indicadores que midan qué tan bien se está adoptando el sistema. Es difícil cambiar los hábitos de las personas de la noche a la mañana, por lo que será crucial para el éxito dar visibilidad a la información que ayuda a comprender qué tan bien se está utilizando un sistema. Realizar comparaciones básicas, como el registro de las horas de trabajo esperadas frente a las horas reales, puede revelar en gran medida algunas características simples de uso.

Además de la información del uso, tener una idea del cumplimiento del proceso es un objetivo de buenos indicadores de adopción. La recopilación periódica de la cantidad de órdenes de trabajo que se están moviendo a través del proceso también es muy informativa y nos habla de la adopción del sistema. Los conteos semanales de las órdenes de trabajo creadas, aprobadas, programadas y completadas, aunque no son necesariamente significativas por sí mismas, pueden proporcionar una idea de qué tan bien una organización acepta los cambios que se implementaron. A partir de estos tipos de rutina, los indicadores básicos de adopción generarán confianza en que esta información es confiable y se puede usar para administrar el negocio a través de medidas de desempeño.

Desempeño

Los indicadores que muestran qué tan bien se están cumpliendo los objetivos de desempeño han sido durante mucho tiempo los protagonistas de los indicadores de gestión de mantenimiento, pero sin el establecimiento previo de la adopción, los indicadores de desempeño a menudo son muy engañosos. Sin embargo, con una base sólida, los indicadores de desempeño monitoreados regularmente son el catalizador para motivar al personal a alcanzar el éxito. Con la combinación de objetivos estratégicos y tácticos, la administración del mantenimiento puede garantizar que se realicen las cosas correctas y que los recursos se asignen adecuadamente para ejecutar de manera consistente el programa definido. Los objetivos tácticos, tales como el cumplimiento del programa de mantenimiento preventivo (PM), la gestión del backlog y las mediciones del tiempo de inactividad, son buenos para monitorear e informar sobre la eficiencia básica del mantenimiento. Los objetivos estratégicos relacionados con la efectividad de la planeación y el porcentaje de trabajo de emergencia muestran qué tan bien la ejecución táctica del día-a-día está impactando las operaciones a un nivel muy básico.

Al establecer los indicadores de desempeño, es importante considerar los objetivos específicos de la operación y alinearlos con las actividades de mantenimiento que los impactan. Esto garantizará que se brinde la atención adecuada tanto desde la perspectiva del mantenimiento como desde la perspectiva operacional general. La estrecha colaboración y alineación entre los objetivos operacionales y la actividad de mantenimiento brindan a las empresas líderes la capacidad de maximizar los procesos actuales y la confianza para embarcarse en iniciativas de mejora.

Mejora

Probadas una y otra vez por los analistas de negocios y por medio de encuestas, las mejores organizaciones siempre encuentran formas de mejorar. En el mundo altamente competitivo de hoy en día, si se queda quieto, a la espera, se está retrocediendo. La innovación ha sido el sello distintivo del éxito, y no se limita a nuevos productos. Una organización de mantenimiento innovadora que puede adaptarse al cambio y encontrar nuevas oportunidades para mejorar la eficiencia, eficacia y/o aspectos de seguridad de sus tareas le proporcionará beneficios operacionales y financieros a toda la organización.

A través de la consistencia, la adherencia al proceso y los datos confiables derivados de la ejecución diaria, las organizaciones de mantenimiento pueden construir sobre la base sólida del desempeño y embarcarse con confianza en iniciativas que respaldarán la mejora continua. Indicadores perspicaces, como el análisis de fallas y las estadísticas de tiempo medio, ofrecen una gran cantidad de información para llevar a cabo análisis de causa raíz, refinamiento del programa de PM´s y comparaciones de costo/beneficio para ayudar a determinar en dónde un enfoque adicional puede lograr mayores rendimientos.

Recuerde, cuando se establecen los tres pilares de los indicadores de mantenimiento: adopción, desempeño y mejora, la administración puede visualizar y demostrar que sus actividades de mantenimiento están entregando el más alto nivel de valor a toda la organización.

Leave a Reply