ARTÍCULOS POR NUESTROS CONFERENCISTAS

7
Mar

Comprendiendo la eficiencia del filtro y la tasa Beta

Por: Jeremy Wright

La clasificación de desempeño de los filtros frecuentemente es un área malentendida del control de la contaminación. En diferentes ocasiones he escuchado a alguien referirse a la eficiencia de un filtro por su tasa nominal, en otras por la tasa absoluta, y algunas más por la tasa beta.

Tasa nominal

Una tasa nominal es un valor arbitrario dado por el fabricante del filtro. Esa clasificación tiene poco o ningún valor. Las pruebas han mostrado que partículas mayores a 200 micrones pasarán a través de un filtro clasificado nominalmente como de 10 micrones. Si alguien trata de venderle un filtro con base en una “excelente” clasificación nominal de 5 micrones, aléjese.

Tasa absoluta

Otra forma comun de clasificar a los filtros es por su tasa absoluta. Una tasa absoluta da el tamaño de la partícula más grande que pasará a través de un fitro o una malla. Escencialmente, es el tamaño del poro más grande en un filtro, aun cuando no hay un método estandarizado de prueba para determinar que exista este valor. Aun así, las tasas absolutas son mejores para representar la efectividad de un filtro comparado contra las tasas nominales.

Tasa Beta

La mejor clasificación y las más comúnmente usada en la industria de los filtros es la tasa beta, que resulta del Método multipass para evaluar el desempeño de filtración de un filtro fino (ISO 16889).

 

Tabla 1. Efecto de la tasa de filtración (Tasa Beta) en la limpieza del fluido

Para probar un filtro, se utilizan contadores de partículas que miden con precisión el tamaño y cantidad de partículas en un volumen conocido de fluido antes del filtro, así como el tamaño y cantidad de partículas después de pasar por el filtro. La tasa Beta se define como la cantidad de partículas antes del filtro dividida entre las partículas después del filtro, a un tamaño de partícula determinado. Empleando la tasa beta, un filtro de cinco micrones con una tasa beta de 10 (B5=10), tendrá en promedio 10 partículas mayores o iguales a cinco micrones antes de ingresar al filtro por cada partícula mayor o igual a cinco micrones después del filtro.

Figura 1. Explicación gráfica de la tasa beta

La eficiencia del filtro puede calcularse directamente a partir de la tasa beta, según se muestra en la Figura 2. Por lo tanto, un filtro con una tasa beta de 10 para partículas de 5 micrones, es 90 por ciento eficiente para remover partículas de 5 micrones y más grandes.

 

Figura 2. Fórmula para calcular la eficiencia de captura

Debe tenerse cuidado al utilizar las tasas beta para comparar filtros, ya que no se toman en cuenta las condiciones reales de operación, como picos de flujo y cambios de temperatura.

La tasa beta de un filtro no tiene nada que ver con la capacidad de retención de tierra, que es la cantidad total de contaminantes que puede ser atrapada por un filtro a lo largo de toda su vida útil, ni mide su estabilidad o desempeño a lo largo del tiempo.

Sin embargo, las tasas beta son una forma efectiva de medir el desempeño esperado de un filtro.

Espero que este nuevo conocimiento acerca de las tasas de eficiencia de filtración le permita tomar decisiones mejor informadas la siguiente vez que adquiera un filtro.

Nota del Editor

Una estimación de la capacidad de retención de tierra se genera como subparte de ISO 16889:99

Leave a Reply